01 junio 2017

The martian

Hola, mis queridos inmortales:

El día de hoy vengo a ustedes en lo que había prometido que sería mi grandiosa semana de las estrellas. Al inicio las entradas estaban repartidas en los viernes de este mes, pero debido a problemas técnicos con mi computadora fue necesario recurrir a otro tipo de organización, pero bueno, lo prometido es deuda y aquí tienen la segunda entrada de este tipo. Para ustedes: The Martian.

Comenzaré hablándoles un poco de la trama de la película y su trama. La idea es que un grupo de astronautas llegan a Marte con la idea de obtener muestras para saber si podría ser o no habitable. En determinado punto, como era de esperarse, llega una tormenta de arena tan grande que los astronautas se ven forzados a huir. Tristemente, uno de ellos es golpeado por un artefacto y dado por muerto. Así es como conseguimos a nuestro protagonista. Sé que de momento no suena a una trama sumamente maravillosa y, lo cierto es que hasta el momento no lo es ya que en la película habrán pasado cuando mucho quince minutos, pero les prometo que se pone mejor, mucho mejor.

Para no aburrirlos, entraré de lleno en la historia que nos concierne, además que es la razón real de la película: la forma en que el astronauta sobrevive por su cuenta y sin comunicación ya que la antena que daba la señal fue la que lo golpeó en un primer momento y la razón por la que la gente lo cree muerto.  A mi ver, muchas de estas formas y probabilidades me parecen más teorías que cálculos matemáticos, pero lo realmente impresionante respecto a su forma de sobrevivir, es que incluso parece probable. Aunque, mucho de esto hay que atribuirlo a que el hombre es botánico. Para comenzar se le ocurre hacer un plantío de papas que, admitámoslo, le salvará la vida de todas las formas sustentables que se pueden pensar. Le dará comida y, al menos en ese pequeño espacio dónde él está, también oxígeno. Llegados a este punto sólo necesita tres cosas más: agua, tierra y popo. La primera ha de fabricarla con fuego de una manera particularmente inteligente. La segunda lo rodea por donde quiera que podamos pensarlo. Y la tercera… bueno, sus compañeros le dejaron mucha antes de irse, la suficiente para comenzar con su proyecto. Poco a poco, con calma, paciencia y mucha planeación, vemos a nuestro Martian formar su jardín y emocionarse por cada retoño, además de cultivar las papas, contarlas y organizarlas de tal manera que puedan durarle en la medida de lo imposible.

Releyendo mi reseña, noto que todo el ambiente sigue sin expresar lo que quiero, la razón real de mi fascinación por la película, así que lo seguiré intentando. Me parece que he de decirles lo que más me ha gustado. Durante todo el proceso el astronauta, a pesar de estar solo, con sólo papas por comer durante un largo periodo y hablando todo el tiempo con una cámara que no le da respuesta; el chico nos demuestra que tener buena actitud lo puede más, que el sarcasmo, el burlarse de uno mismo en tiempos difíciles es algo que no tiene precio y que, al final del día. A este respecto puedo decir que Matt Daimon se luce enormemente en sus monólogos frente a la cámara, en su forma divertida de explicar los procesos que para los simples mortales significarían demasiada tecnología. Por si fuera poco las bromas del guión son realmente divertidas y, de esa manera, nos incluye en lo que se podrían catalogar de chistes privados con sus compañeros riéndose de sus gustos musicales. Totalmente esto es lo que más destaca respecto a la forma en que se maneja el personaje.

Como es de esperarse tenemos un giro inesperado en el climax de la trama que nos dejará pensando nuevamente en qué rayos puede llegar a pensar la NASA respecto a las leyes de la física.

Siguiendo con los tecnicismos les diré que las visualizaciones y los efectos estuvieron a lo grande. No escatimaron gastos a este respecto y es una cosa que se agradece de verdad. Todas las tomas están absolutamente bien trazadas y la fotografía es simplemente algo digno de admirar.

Ya para terminar diré que le recomiendo esta película a todo el mundo, a todos los que quieran una gran y desesperante aventura con cientos de teorías conspiranóicas sobre la mejor manera de sacar viva a una persona que se pensaba muerta de un planeta inhabitable. Llena de humor para inteligentes, códigos geeks y asuntos que no muy pocos entenderán, esta película nos lleva a un planeta conocido con una forma de pensar algo desconocida. No esperen demasiado para verla que yo, por lo pronto, intentaré buscar el libro porque no me lo he de perder.

Saludos enormes,


1 comentario:

  1. Hola! Yo también he visto la película y en su momento, me había encantado. Como el protagonista se "apaña" con lo que tiene y aplica sus grandiosos conocimientos para sobrevivir en marte, no sé me pareció asombroso. Me alegra de verdad que te haya gustado porque es una película maravillosa! mil besos!

    ~~julietta~~ de el blog: https://unasmaravillasdelibros.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar

Dudas, opiniones, quejas, sugerencias y amenazas de muerte en los comentarios.