21 agosto 2016

Tú mi hombre y yo tu mujer

Autor: Elena Bowen.
Género: romance, histórico, erótico.
Editorial: Emancipate Yourself.
Número de páginas: 354.
Sinopsis: "Tú mi hombre y yo tu mujer" es la historia de Sir George Percy Markham. Inteligente, aventurero y seductor, el joven ingeniero inglés especializado en el tendido de líneas ferroviarias se enamora del salvaje e inexplorado continente africano donde conoce y ama a Oyá, la indómita y sensual diosa de las tempestades de la tribu Yoruba, que destroza su corazón. Desilusionado del amor, regresa de África negándose a quedar atrapado nuevamente en las redes de una mujer.
Al poner sus pies en el andén de la estación Panquehua en Mendoza y dispuesto a conquistar nuevos horizontes, Sir George descubre a la bella, temperamental y salvaje Hortensia Correa, una "niña" mendocina que lo deslumbra despertando en él algo que creía imposible: una pasión y un apetito incontrolable por hacerla suya.
¿Podrá el león británico conquistar el corazón de la pantera argentina?


¡Gracias a Ediciones Emancipate por enviarnos un ejemplar del libro!


Opinión personal: Hace mucho que no me costaba tanto leer un libro, no porque fuera malo, sino simplemente porque me aburría. Tú mi hombre y yo tu mujer es la primera, y seguramente última, novela erótica que leo, o sea, tenemos sexo cada dos páginas, a veces menos. 

La pareja protagonista son dos estereotipos muy conocidos: George, un inglés que obviamente parece un supermodelo, a la vez que es extremadamente inteligente, y Hortensia, una chica de sólo diecisiete años que tiene el cuerpo de una actriz de que pasó mil veces por el quirófano para llegar al "ideal" de belleza, aunque en su caso es imposible, porque la historia transcurre aproximadamente en el 1880.

La historia se basa casi en su totalidad en las miles de idas y vueltas que ellos tienen en su relación, pelea; reconciliación, pelea; reconciliación. También, como siempre, cada uno tiene un pretendiente extra: George tiene a la fanática de múltiples relaciones Octavia, y Hortensia por su parte a Juan Ignacio, su amigo de toda la vida, que está enamorado "locamente" de ella.

Al menos el libro tiene un final feliz, que aunque sea totalmente previsible, nos deja un par de lindos mensajes; primero, que el amor es superior a cualquier diferencia social (como diría Rodrigo en su canción Ocho cuarenta), y segundo, que no hay que dejarse llevar por los celos, porque las cosas pueden terminar peor.

En definitiva recomiendo este libro a todos los fanáticos de las novelas eróticas, al resto, salvo excepciones, no. No me gusta ponerle una nota inferior a las cuatro estrellas, ya que además la autora tiene un gran potencial si logra explotar más la parte histórica del libro, que en este pasa a un segundo plano, pero bueno, es solo mi opinión, y en cualquier caso, los invito a ustedes a que lo lean.










1 comentario:

  1. Creí que había comentado, pero como soy medio incapaz con internet, no debo haberlo publicado, jajaja... Espero que mi libro no haya afectado tu gusto por la literatura romántica-erótica y tarde o temprano puedas volver a leer otro libro de ese mismo género, algunos están muy bien escritos y son atrapantes ( no solo por su escenas eróticas sino por la historia en sí) Me gustó tu crítica, en realidad me gustan todas las críticas, las buenas y las no tan buenas ( no me gusta llamarlas malas, porque ninguna crítica, si está hecha con buena intención, es mala) me gustó porque me permite conocer el criterio de un joven acerca del género como se lo concibe en la actualidad, más erótico que romántico, a diferencia de otras autoras del siglo pasado en las que prima el romanticismo. Hoy en día las lectoras ( según comentarios que he oído en reuniones) prefieren las partes eróticas sobre las románticas e históricas. Yo admiro a Florencia Bonelli que ha logrado combinar ambas en la dosis exacta, voy a tratar de emularla en mis próximos libros. Gracias Matías por leer mi libro hasta el final. Besos.

    ResponderEliminar

Dudas, opiniones, quejas, sugerencias y amenazas de muerte en los comentarios.