22 agosto 2016

Un puente hacia Terabithia

Autor (es): Katherine Paterson
ISMB: 0-690-01359-0
Género: Fantasía, ficción, infantil.
Editorial: Thomas Y. Crowell Co.
Número de páginas: 144 páginas.
Saga: No.
Sinopsis: Un puente hacia Terabithia cuenta la historia de un niño de quinto grado, Jess Aarons, que se hace amigo de su nueva vecina y compañera de clase, Leslie Burke, quien le gana en una carrera. Leslie es una chica inteligente, sociable y con talento, y a Jess le llama la atención. Él es un joven artista, que, al principio de la historia, es tímido, cobarde, irascible y pesimista. Tras conocer, y más tarde perder a Leslie, Jess se transforma. Se vuelve valiente y abandona su ira y frustración.


Opinión personal:  Como verán, el día de hoy vengo con un libro por demás infantil pero que, a la par del Principito (sin exagerar) nos enseña muchísimas cosas también a los grandes. Eso y más es Un puente hacia Terabithia.


He de admitir que yo conocí el libro a través de la película y que, luego de verla, me quedé con unas enormes ganas de leerlo. Lo cierto es que no me ha fallado para nada y que, justo ahora, me veo en la necesidad de hacer la reseña inmediatamente después de terminar el libro. Para quienes me siguen en Goodreads, saben que me ha costado enormemente terminarlo. Ahora les digo que fueron necesarias muchas agallas para seguir.

Pero bueno, vayamos por partes para aclarar las cosas.

Hablando de trama… bueno, es simplemente maravillosa. Más allá de contener magia vistosa, con fuegos artificiales y todo el asunto, nos muestra una magia real. Este libro nos enseña todo lo normal del mundo, una amistad común, con personas que carecen de cosas y que no les cambia la vida de buenas a primeras para volverse un cuento de hadas; pero también nos muestra una cara diferente de cómo enfrentarnos a la vida en general. Nos hace ver que la creatividad, una buena imaginación y una visión diferente pueden cambiar las cosas; quizá no pueden cambiar el mundo al completo ni erradicar la hambruna, pero es un hecho que puede hacer de nuestro pequeño círculo de amigos un mundo mejor. Me parece que la autora nos ha dado un lugar de escape en Terabithia, nos ha dado un Hogwarts e incluso lo que Narnia intentó. A través de los ojos de los protagonistas nos dio un lugar de escape total de nuestros problemas y eso, humanos, no se compara con nada.

Los personajes fueron algo que llamó muchísimo mi atención mientras los leía. Para comenzar, se trataba de dos niños en el final de su infancia, cerca de ese paso enorme que damos para convertirnos en adolescentes. Ese inicio de pubertad cuando apenas estás descubriendo lo que es la vida. Luego está el hecho de que ambos se enfrentan a problemas personales tanto como infantiles, a la par que problemas escolares. Está este chico, Jess, con un padre distante, el menos querido y apreciado de una familia con cuatro hermanas, siendo él el del medio y, para rematar, de clase baja. Luego está esta chica, Leslie, que no tiene ni un solo amigo por ser nueva en la ciudad, tiene dinero aunque no con quien compartirlo porque es hija única y, para rematar, sus padres son tan raros que sus costumbres causan las burlas de toda la escuela. Suenan a problemas cotidianos, sencillos y comunes pero que, vistos desde sus zapatos, nos damos cuenta que pueden hacer flaquear hasta el más fuerte. Es ahí donde entra Therabithia. Pero no nos adelantemos.

Para los que no conozcan la trama en sí, les diré que estos dos personajes, rodeados de todos los otros maravillosos personajes, y se refugian en ese país imaginario de donde son soberanos con el fin de escapar de la realidad. Me parece que esa es la mejor parte, esa alegría que da verlos ir a ese lugar mágico donde nada les afecta, donde no son un par de chicos a los que les quitan el nombre, los que pierden en la carrera importante frente a toda la clase y, sobre todo, donde pueden ser libres.

Una cosa que he de admitir que no me gustó para nada del libro fue su falta de creatividad para describir las escenas en Terabithia. Excepto por unas cuantas, no podría imaginar cómo era el castillo a ojos de los niños, o cómo eran los enemigos. Quizá la autora intentó dejarnos crear nuestro propio país del qué ser soberanos pero me parece que debió darnos una idea mucho más grande de cómo lo veían ellos. Oh, sí, y claro, ese horrible hecho de que el libro es cortísimo.

Para terminar, diré que tiene un final que te deja huella. Y no más. Dejaré que todos los que no lo han leído se hagan su propia idea, que se den cuenta de lo reales que son los personajes, de lo necesario que es tener un lugar de escape y, sobre todo, que la vida sigue y no espera a nadie.

Lo recomiendo a todo el mundo que esté dispuesto a soportar nudos en la garganta y pueda vivir con una caja de Kleenex al lado. Se lo recomiendo a todos sin distinción mientras quieran vivir una gran aventura.



3 comentarios:

  1. Yo vi la película y la adoré, me hizo llorar la verdad. Al menos se ve que pudieron poner lo que falta en el libro :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Francamente si. En caso de que tuviera que hacer un VS totalmente sincero, creo que la película es la que se lleva las palmas en esta ocasión, lo cual es tristísimo. De la misma manera, a pesar de que los actores son muy buenos, me parece que no deberías perderte la oportunidad de conocerlos más a fondo, sobre todo a Jesse.

      Saludos enormes.

      Eliminar
  2. Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

    ResponderEliminar

Dudas, opiniones, quejas, sugerencias y amenazas de muerte en los comentarios.