21 abril 2016

El último día de Terranova


Autor (es): Manuel Rivas
ISMB: 978-84-204-1091-3.
Género: Inspiracional, histórico.
Editorial: Alfaguara.
Número de páginas: 275 páginas.
Saga: No.
Sinopsis: «Estoy de pie frente al mar y tengo miedo a girarme y que todo desaparezca para siempre. Que cuando me vuelva, solo encuentre un inmenso vacío partido por la Línea del Horizonte, una línea fósil, sin recuerdos que se muevan en ella como ahora lo hace Garúa en bicicleta con su lote de libros en las alforjas.» La vida de Vicenzo Fontana está a punto de entrar en Liquidación Final cuando su librería se ve asediada por la codicia implacable de los especuladores inmobiliarios. Es el año 2014 y Terranova corre peligro de desaparecer tras más de sesenta años de resistencia ante los temporales más duros de la historia. Décadas en las que, dirigida primero por sus padres -Amaro y Comba- y por su tío Eliseo, y luego por él, fue siempre refugio para disidentes, perseguidos, libros prohibidos y contrabandistas de cultura. Un territorio de la memoria con una geografía propia, un sitio donde el exilio nunca ocurrió. Aunque Terranova fue su hogar, Vicenzo, que arrastra en la vejez las secuelas de una enfermedad infantil, se rebela en su juventud contra los libros. Alejado del ambiente familiar, conoce en Madrid a Garúa, una enigmática chica argentina con la que regresa a Terranova a finales de 1975. En entonces cuando aprende de los libros todo lo importante, aquello que su familia siempre supo: cómo fingen, cómo ayudan, cómo enseñan a amar, cómo acompañan y cómo salvan. El último día de Terranova es el relato de una lucha silenciosa contra la barbarie. Con la sensibilidad y el dominio del lenguaje que caracterizan su narrativa, Manuel Rivas construye una emocionante historia protagonizada por seres al tiempo valerosos y vulnerables, cuya vida es la suma de todo lo que cuentan, lo que imaginan y lo que jamás llegan a decir.


Opinón personal: Comenzaré, desde luego, agradeciendo enormemente a Penguin Random House y Alfaguara por hacer todo y más de lo que estuvo en sus manos para responder a mis molestos correos con el fin de hacerme llegar el libro. He de decir que la iniciativa no estaba hecha para México (cosa que al inicio no se especificó), pero que, desde España, surcaron el mar con la idea de traerme este maravilloso libro. Abajo les dejaré el link directo para los que quieran adquirirlo, como ya dije, desde España.

Ahora bien, entremos en materia. El último día de Terranova es poesía en prosa. Creo que, aunque suene un poco raro, esa es la mejor descripción para esta obra. Pero, bueno, vamos por partes.

Hablando del texto, de la manera en que está escrito, me parece que el autor tuvo una gloriosa manera de relatar las cosas. No es que exista en absoluto una descripción detallada de nada; simplemente existe una buena descripción de todo. No es por comparar pero se parece un poco a la fomra que tiene Taibo de relatar los hechos en Persona Normal. Un asunto más emocional y global que particularmente descriptivo. Mencionando el tema, este libro cuenta con una selección de palabras demasiado complicadas e incluso con conotación científica o filosófica lo que, para una persona poco conocedora, puede significar problemas. Si quieren leerlo pero no se creen con la capacidad de decifrar todas las palabrotas, no teman, les recomiendo ir por un buen diccionario. He de decir que, a pesar de esto, nos lleva por completo a donde debemos estar, a esa España que contrabandea libros o a esa Argentina con problemas de autoridad. Sin dudas, realmente, estamos con Garúa y Fontana. Me gustan sus múltiples metáforas, como esa que usa para describir la forma en que dos personas hacen el amor o el interior de Terranova misma, su forma de comparar a un simple sapo con Neruda.

Refiriéndonos a ellos, vayamos con los personajes. Me parece que, si bien todos tienen un trasfondo genial, nunca llegamos a conocerlos por completo. Son personas reales, por momentos incluso me preguntaba si el autor no había conocido a alguien como Amaro o Comba; así de exóticos, geniales, maravillosos... O si, pasó por eventos como los de Eliseo. Por si fuera poco, todos viven en un lugar real, en momentos que realmente pasaron, con cierta historia general que nos hace sentir que casi los tocamos. El Alzheimer de Comba es una de las cosas que más me tocaron, así como el sacrificio del abuelo cuyo nombre no recuerdo por trabajar con el pescado congelado, con las manos en carne viva, sólo para abrir Terranova.

El trasfondo de la prohibición, de la guerra, de las masacres a mentes ilustres me parece que fue la cereza del pastel. No sólo nos incita a leer, a superar nuestras propias mentes, sino que nos da retazos de historia, de una muy cruel que produce la ignorancia, como varias veces nos lo hacen ver sus personajes. A este respecto he de agradecer al autor por mencionar una parte de la historia de mi país que odio en general por ser negada muchas veces, aunque todos sabemos cómo ocurrió. Por mencionar Tlatelolco y todo lo que vino luego, las matanzas a estudiantes que, como él dice, no fueron pocos aunque el gobierno intentó tapar el sol con un dedo. Eso, personalmente, me llegó profundo y me hizo pensar, moralmente, en tantas cosas que uno quiere ocular. Siempre me han encantado los libros con un trasfondo que no cuentan todo literalmente pero que, sin embargo, te dejan pensando. Este es uno de esos GLORIOSOS libros. Es un libro que nos incita a ser tolerantes, a pensar que la homosexualidad no es mala, que querer a alguien que no te corresponde no es mortal, que el gobierno en general siempre verá por si mismo en mayor o menor cantidad y puede llegar a desatar una plaga con tal de controlar a su población. Eso, en general, me ha maravillado de este texto.

Por si fuera poco, cuenta con un soundtrack glorioso que va desde Led Zeppelin y Bowie, pasando por Alice Copper. Además de una selección de libros maravillosos que creo que todos deberían leer. Se nota que está escrito con gustos propios, que eso, siempre, hace del texto mucho más entrañable al saber que ellos pusieron mucho de sí mismos.

En general, lo recomiendo para todos los adultos y adolescentes con criterio ENORME que quieran un reto mental y emocional. Para todos los que deseen escuchar La vie en rose como cancion de fondo con un vino tinto en una noche tranquila o, por ende, en una noche lluviosa con chocolate caliente y una manta calientita. Sólo aclaro que es un libro complicado por el lenguaje, no para cualquiera y me despido con una maravillosa frase de este libro: "Todos somos libros en movimiento".

Y a todos ¡¡¡QUE VIVA LA REVOLUCIÓN!!!




No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Dudas, opiniones, quejas, sugerencias y amenazas de muerte en los comentarios.