14 octubre 2015

Parámetros de escritor.

Pensando en lo que podría publicar para esta sección he decidido que haremos unas cuantas entradas respecto a los parámetros que, a mi ver, debería tener en cuenta todo escritor que quiere una historia con éxito.

Por estos días los medios de difusión de historias, ya sean fanfics o historias propias, son muy comunes. Para no ir más lejos, existen recursos como Whatpad que hacen de publicar historias un asunto mucho más sencillo. Recientemente, de hecho, tuve una discusión con una autora porque le di mi opinión sobre la historia que escribía. Como era de esperarse, le molestó que no me agradara su escrito y eso me hizo pensar que quizá esta entrada podría ayudar a explicar el por qué de mi negativa a adorar su historia.

Comenzando entones, creo que debo resaltar que un buen personaje es crítico para que la trama general funcione. Hablando de esto me refiero particularmente al carácter del personaje. Si un personaje es demasiado predecible, contradictorio o soso, sin lugar a dudas aburrirá al lector. Con esto me refiero a personajes como (si ofender a nadie) Edward Cullen. Creo que es el personaje perfecto en cuanto a predectibilidad se refiere. Su forma de ser quedó definida desde el momento en que le dijo a Bella qué era y lo que sentía por ella, ya fuera en el sentido de la sed o en el emocional. El resto de la saga no salió de lo mismo, de intentar protegerla, de sentirse torturado por "arruinarle" la vida y cosas por el estilo. 

Otro ejemplo es, sin lugar a dudas, Robert Longdon de El código Da Vinci. Muchos dirán que el libro fue glorioso, que el personaje es genial y esas cosas, y en parte lo es, el único problema radica en que, pasado el segundo libro con el mismo personaje, sus acciones se vuelven predecibles. Todos sabemos lo que hará y cómo lo hará, incluso sus ataques de pánico. Por si fuera poco, también entra como un personaje contradictorio justo en el momento donde lo han apuntado a la cara con tantas armas que, de juntarlas todas, podría iniciar él solo la tercera guerra mundial y, al final del día, sigue tan fresco como siempre. Es incongruente que eso ocurra, irreal y poco entretenido verlo como el super héroe por momentos. Me parece que sólo en Inferno lo vimos un poco más humano, un poco más temeroso como era de esperarse que una persona normal reaccionara luego de todos los problemas y traumas que se supone Longdon debía acumular  a lo largo de tres libros bajo presión. 

La perfección no es la mejor opción.

Luego están unos aspectos que yo procuro siempre criticar al momento de leer un libro. Los clichés. Mucha gente opina que esto hace una trama más normal, que hace que todo fluya "como debe de ser". A mí, francamente, me parece que pasarse en cantidad es demasiado. Un cliché está bien, dos escenas que contengan estas situaciones son razonables, pero que tu texto se vuelva un cliché por si mismo... Bueno, eso deja pensando. 

Una historia, se supone, es algo que nos muestre algo nuevo, llámese un mundo totalmente irreal, inexistente y desconocido, como personajes fuera de lo común. Si volvemos a, no lo esencial, sino lo común, no me parece que estemos saliendo de la media. Por lo tanto, el exceso de clichés puede echarnos a perder un poco la historia.

Un punto ligeramente secundario me parece que es la ambientación. Me parece que a este respecto muchos tendrán sus dudas o estarán en completo descuerdo conmigo, dirán que la ambientación es importante, pero no me lo parece tanto. Les explicaré por qué. El asunto radica en cada libro. Existen que necesitan ser explicados que, al ser un mundo totalmente creado por el autor, es necesario que se nos lleve con descripciones amplias del entorno a ese mundo maravilloso que realmente no existe. Pero también los hay que no necesitan tanto de dichas descripciones, de dar colores uno por uno. Existen libros creados para hacer que el lector sienta más que vea y en esos, sin lugar a dudas, una descripción tan detallada del ambiente que nos rodea a veces está de más. Por esa razón lo pongo un tanto como parámetro secundario, con el fin de verlo como algo opcional más no de menor importancia.

Por último y como punto más importante, creo yo, tenemos el final

Muchos lo subestiman pensando que dar un final esperado es lo mejor, que ir con la media es lo esencial para que el final agrade. Al menos a mí no me lo parece del todo. Quiero decir. Un final impresionante, entrañable, que se salga por completo del patrón, eso es lo que los lectores de ahora necesitan. Vamos, que no iremos por el mundo matando todos los personajes que se vuelvan importantes para la trama, pero al menos hacer finales realistas. Hace mucho que quedaron atrás los finales de cuento de hadas donde todo sale perfecto, donde todos quedan felices y esos asuntos. Ahora lo que gusta es un final real, uno con lógica. Para no ir más lejos daré mi opinión del final de la saga de los Juegos del Hambre. Si aún no la han leído les recomeindo saltarse el sigueinte párrafo.


Ahora bien. Me parece que la autora se dejó llevar un poco por la opinión de la media. ¿A qué me refiero con esto? De pronto Katniss tenía esta confusión respecto a con quién estar. Lo más lógico habría sido dejarla sola, que Gale se fuera y Peeta hiciera su vida lejos de ella porque, al final de cuentas, quería matarla. Otro final sería, de la misma manera, que se quedara con Gale por el simple hecho de que no hubo certeza de que éste matara a Prim y, más que nada, no tenía la necesidad instintiva de matarla, como en el cado de Peeta. Pero la autora se fue por el camino sencillo de poner el mundo patas arriba con tal de que Peeta se quedara con la chica. Hizo que Gale quedara como asesino matando a Prim (cosa que nunca estuvo segura), luego lo envió lejos. Pero, como la protagonista simplemente, por cuestión de "final feliz" y esos asuntos no se podía quedar sola, regresaron a Peeta al 12 e hicieron que fuera contra de sus instintos primarios (como el miedo) y superara TODO, incluso a sí mismo, para poder quedarse con Katniss. No sé ustedes pero no me parece el final más lógico de la historia. 

Como conclusión diré un par de cosas más. Principalmente, que si un escrito no te gusta a ti, escritor, no vale la pena seguir con el relato. Tu primer espectador y crítico objetivo debes ser tu mismo. Muchas personas podemos hacer reseñas, pero al final del día la satisfacción que tengas de haber terminado tu obra y del contendido de la misma son lo que más cuentan. Ni siquiera la opinión de un público volatil puede ser tu guía ya que, lo que ahora gusta puede que mañana aburra. ¿Te divierte escribir ese relato, trabajarlo hasta el cansancio y adoras los personajes que has creado? Eso debería ser más que suficiente. Pero, al mismo tiempo, intenta superarte con críticas construcrivas que te digan que camino tomar. La opción está en el aire. 

Esperamos que esta pequeña guía les haya servido para trazar los parámetros para su siguiente gran historia.

Saludos,


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Dudas, opiniones, quejas, sugerencias y amenazas de muerte en los comentarios.