17 marzo 2016

Proof

Hola de nuevo, mortales.                                                                                                                                                       El día de hoy vengo a ustedes con un nuevo comic para degustar. Su nombre: Proof. No es nada parecido a lo que hemos visto hasta ahora, comenzando porque no entra en los +18, al menos a mi ver, pero bueno, vamos a ello para no echarles a perder la trama.                                                                                                                                                                              Creado por Alex Grecian, dibujado por Riley Rossomo y distribuído por Image comics a partir de octubre del 2007 cuenta, hasta donde sé, con 28 tomos. Se supone que su géneor es el horror aunque, lo admito, no es meramente de ese estilo. Es un poco, a mi ver, más light que todo lo que les he mostrado hasta el momento pero, no por eso, deja de ser realmente bueno.                                                                                                           Ahora bien, imaginemos que somos una especie de pie grande y que, además de que usamos traje, vamos por la vida siendo detectives que siguen siempre los casos que nadie resuelve. Más que eso, nos dan los casos que no tienen ni pies ni cabeza en lo absoluto. Desde ahí es un hecho que todo pinta genial. Por si fuera poco, contamos con Ginger Brown, una joven agente del FBI que termina en "The Lodge". No les contaré mucho al respecto ya que, desde el primer tomo, nos explican de qué van las cosas a ese respecto. 
                                                                                                               Sé que eso fue corto, pero con esa premisia llega a nosotros Proof, con su personaje principal llamado John Prufrock, mejor conocido como Proof, y su amiga Ginger, que van por la vida resolviendo crímenes extraños ayudados, en su mayor tiempo por el sheriff de un pequeño pueblo llamado Elvis.                                                                                                                       Se preguntarán ¿qué le gustó a Caronte de todo esto si no parece tan emocionante? La respuesta es simple: lo que se esconde detrás. Me gusta esa forma en que te llevan por personajes míticos, por seres que todos conocemos de leyendas urbanas o de pueblos, esos seres que nadie piensa ver en algún momento pero que, en Proof, no son sólo reales, sino que están al acecho de todos nosotros. Eso, básicamente, es lo que más me gusta de este comic, la posibilidad de que todo puede ser real. Y, claro, que Pie Grande en persona va resolviéndo crímenes extraños vestido de traje. 

Hablando técnicamente, Proof no es lo que se dice la gloria de la belleza en cuanto a visualización. Sus dibujos son algo torpes y, hay que admitirlo, maneja una gama de colores bastante particular, una que no me parece que vaya de acuerdo con la trama en general, pero quién soy yo para juzgarlos. Como sea. En cuanto a trama, la idea general es gloriosa y, por mucho, compensa el error en cuanto al dibujo. Me parece que tiene sus momentos divertidos, extraños y otros tantos en los que, sin dudas, nos sentiremos vagamente familiarizados. No veremos mucha sangre pero, eso si, veremos muchas escenas algo extrañas y perturbadoras. Eso, en su mayoría, es lo que hace de Proof un buen comic, a mi ver.

Ya para terminar, se lo recomiendo a todos los mayores de 13 años. Diviértanse de la mano de Pie Grande. 


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Dudas, opiniones, quejas, sugerencias y amenazas de muerte en los comentarios.