12 marzo 2016

Sand Chronicles

Hola de nuevo, mis queridos mortales.

El día de hoy vengo de nuevo con un comic japonés. Lo sé, este mes parece que será de comics, en su mayoría. Como sea, entremos en materia y a lo que debemos con la reseña de hoy.   

Sand Chronicles fue publicada por Hinako Ashihara en 2003 y distribuída por VIZ Media, aunque mi versión es en inglés y la tengo gracias a Shojo Beats. Y si, como pueden esperar de unos días para acá en que estoy algo sencible, es un Shojo. El último de este mes, lo prometo. 

Ahora bien, imaginen que su historia comienza a los doce años. Que son una pequeña niña que comienza a ser joven y se tiene que enfrentar a la pérdida de su madre. Para esto, terminan viviendo con su abuela. Casa nueva, vecindario nuevo, personas nuevas, escuela nueva. Vida nueva. Como es de esperarse, al inicio no conocen a nadie pero, a la larga, se hacen amigos de un chico llamado Daigo. Claro que él no es el único ya que, luego, conocemos a un par de hermanos que no nos caen nada bien. Para no hacerles la historia tan larga, Sand Chronicles nos relata la historia de Ann y su paso por la vida a partir de su adolescencia, cuando su mamá sale por completo de su vida excepto por un reloj de arena que le regaló tiempo atrás. La vemos crecer y madurar, pasar por cosas complicadas, tristes e, incluso, uno que otro trauma emocional. La vemos pasar por problemas meramente adolescentes como peleas escolares hasta llegar a ese punto de la vida donde se puede considerar adulta. Lo sé, no suena fantástico e irreal, pero, como siempre digo con este tipo de historias, a su manera, tiene cierta magia.

Respecto al dibujo, bueno, lo repito mucho últimamente pero no he visto un manga que no valga la pena visualmente hablando. Este, en particular, tiene trazos muy etéreos, por llamarlos de alguna manera. Son muy dados a poner imágnes diluídas con el entorno como el reflejo de una luz en el vidrio, la caída de los copos de nieve o, incluso, el salpicar del agua. Me parece que, en su mayoría, es eso lo que le da una manera un tanto suave a la imagen, si es que dicho término puede ser usado de esa manera particularmente.

De la trama, me parece que es más bien adolecente con tintes sobre la vida real, o lo que podríamos decir que es la vida real. Por momentos me recordaba a las películas teenagers de los 90´s. Quienes vivieron esa época (como yo) lo entenderán. No por eso es una buena historia, llena de personajes con trasfondos que vale la pena seguir, de emociones fuertes, intrigas y secretos. Y todo eso hace de este manga una gran, en serio gran lectura. No sólo entretenida, sino algo más allá, digna de ser leída, releída y coleccionada sin dudarlo. Al menos yo tengo los dos primeros tomos en inglés y me muero por conseguir el resto. Aunque ya he leído el final gracias a que me prestaron los otros ocho tomos que me faltan.

Como sea. El punto es que es una gran historia que, sin duda, marca a cualquiera que lo lee. Ya para terminar diré que la recomiendo a todos esos chicos que no sepan cómo vivir la adolescencia, así se darán cuenta que las cosas pasan como deben pasar y, al final de cuentas, nadie sabe qué camino es el correcto para comenzar a crecer. 

Saludos,

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Dudas, opiniones, quejas, sugerencias y amenazas de muerte en los comentarios.